:::: MENU ::::

Que la tierra te sea leve y la luz eterna, dulce Vega

Estos días seguimos adelante por pura inercia… Porque nos siguen necesitando los que gracias a Dios siguen con nosotros.

Pero estos días no tenemos otra cosa que preguntas, rabia, impotencia, y una pena que nos inmoviliza.
Vega, estos días solo te tenemos a ti en la cabeza. Tu bondad, tu alegría, tu carácter inigualable, tu culito sandunguero, tu mirada clara, tu alegría innata, tu felicidad, tu necesidad de dar y recibir cariño… Tu filaria, tu fémur desplazado por el atropello y ese linfoma que te ha apartado de nosotros. No dejamos de preguntarnos porque el destino puede ser tan injusto y cruel! Tanto tiempo intentando rescatarte y cuando por fin lo conseguimos y te conocemos y nos enamoramos de ti y de tu forma de ser…entonces tenemos el tiempo justo para enseñarte que los humanos somos capaces de dar algo más que maltrato y miedo… Tan poco lo entendemos, tan incapaces de explicarlo nos sentimos que a Darío, con quien dormías cada noche, no hemos podido decirle que ha pasado… Si no lo entendemos nosotros como explicárselo a un niño? Tan incapaces de seguir adelante que hay quien como Susana, Loli, Carlos, Bea… No pueden parar de llorar porque eres tan suya, eres tan parte de su familia y de ellos mismos, que están desgarrados por dentro con tu falta.
Y pensamos que en este tiempo has estado en la mejor casa que podías imaginar: la de nuestra querida Loli; y has conocido tus ángeles y tú media naranja: Bea y Carlos. Y has hecho unos amigos con los que muchos soñamos, unos amigos que te siguen buscando desde que no estás: Curro, Meca, Turca y Diana; y qué decir de Nando y Mandy, que veían en ti esa madre de la que tan pronto les arrancaron… Y sabemos que estas semanas no te han faltado amor, respeto, cariño, juegos, mimos, atenciones…Pero pensarlo y saberlo no soluciona que no estás, que no volverás, que para siempre ya estarás en nuestros recuerdos…
Eres especial, y es que como dice Bea, “eres una perra con alma humana, pero de humana buena…”
Que la tierra te sea leve y la luz eterna, dulce Vega.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies