:::: MENU ::::

“A veces cuando miro sus ojos…”

“A veces cuando miro sus ojos pienso que piensan que para qué coño han venido.

Si después no los queremos. Si después nos preguntamos cómo podemos deshacernos de ellos. Si después de mil saltos, caricias, lametones… el problema es que al saludarnos, porque su instinto les obliga a manifestar alegría con la llegada de otro miembro de la manada, nos pueden partir las putas medias de medias putas que llevamos.

A veces cuando veo sus ojos veo que tienen mil preguntas, y la tristeza es consecuencia de no tener respuestas.

Intentan adaptarse, aprender, ser uno más en un mundo que se les hace muy complicado. Han estado siempre con nosotros pero ahora hemos cambiado. Ahora ya una compañía, una lealtad, una amistad sincera y gratuita son valores que hemos guardado en la repisa de Ikea o bajo el sofá de Roche Bobois.

A veces cuando veo sus ojos tristes pienso que piensan en las mil formas que tienen guardadas para tratar de hacernos felices. Y que están impacientes, moviendo su rabo, esperando una oportunidad para sacarlas, explotando como una caja de Pandora.

Pienso que sueñan con correr libres con nosotros mientras nosotros soñamos con salir corriendo huyendo de nosotros mismos.

A veces cuando los veo solos tengo la seguridad de estar mirando un espejo, de ver en sus ojos no la soledad de ellos sino la nuestra.

A veces cuando los veo me pregunto porqué he tenido que verlos, y a veces cuando los miro me pregunto porqué tuve que mirarlos. Con lo feliz que podía estar con alguna de las anestesias que la sociedad me ofrece… Un lindo paseo por un centro comercial, otro monótono partido de fútbol, una hermandad, una peña o el llora conmigo televisivo de cada tarde… cuanta anestesia a mi disposición. Qué falta me hacía mirarlos.

Me quiero sacar el carnet de anestesiado, me quiero apuntar al club de los ciegos de conveniencia, quiero pertenecer a la pandilla de los lelos. Quiero dejar de mirarlos para conformarme con ver todos los días la misma mierda. Mierda de mentiras que nos llevan en brazos, dormidos, arrullados… de sueño en sueño hasta quedar dormidos para siempre. Mentiras maravillosas que nos permiten vivir entre tanta, entre tantos, entre tontos, entre tanto.”

Enrique Gutiérrez Ruiz, voluntario de No Me Abandones. Mayo 2009CIRO (2)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies